Altán asegura fondos para Red Compartida

Altán Redes completó el proceso de financiación de 2,300 millones de dólares para el despliegue de la Red Compartida, considerado uno de los más importantes a escala mundial en fase de desarrollo. El consorcio informó que 765 millones de dólares (33% de la financiación total) son proporcionados en forma de capital garantizado por inversionistas privados mexicanos e internacionales, instituciones multilaterales, inversores institucionales y socios industriales locales. Por su parte, Huawei y Nokia, socios tecnológicos, aportarán préstamos con un valor de 850 millones de dólares, con madurez a 10 años (37% de la financiación total). “Estos préstamos serán sustituidos progresivamente con crédito de la banca comercial”, dijo. La banca mexicana de desarrollo aportará a través de Banobras, Nafin y Bancomext 13,000 millones de pesos en créditos, con madurez a 14 años (equivalente a 690 millones de dólares o 30% de la financiación total). Adicionalmente, la banca mexicana de desarrollo pone a disposición de Altán Redes hasta 4,750 millones de pesos en línea de liquidez. La semana pasada, Altán anunció la constitución del fideicomiso por 1,000 millones de pesos para la Red Compartida. Precisó que en su inicio, éste recibirá los recursos provenientes de capital y deuda para cubrir los gastos de despliegue del proyecto, así como los ingresos derivados del mismo. También cuenta con un fondo de reserva para la cobertura ofertada, que funciona como un mecanismo de garantía de cumplimiento del despliegue exigido en las bases. La Red Compartida permitirá el acceso a la tecnología 4G-LTE más avanzada a al menos 92.2% de la población mexicana. La cobertura actual en esa tecnología apenas llega a la mitad de esa cifra. La Red Compartida proporcionará servicios en las zonas en las que los operadores actuales no llegan. El despliegue de la Red Compartida se está llevando a cabo por medio de una Asociación Público-Privada, con la cual se espera generar una inversión de más de 7,000 millones de dólares durante todo el periodo de concesión. Altán Redes ganó la licitación en noviembre del 2016. Además, es responsable del diseño, instalación, operación y mantenimiento de esta infraestructura de banda ancha mayorista.

El Economista